flores bach

Los aborígenes australianos, considerados una de las culturas más antiguas del mundo, han usado las flores para curar los estados emocionales y las consecuencias de estos sobre el cuerpo desde tiempos primitivos.

Los antiguos egipcios unos de sus métodos de curación, era a través de plantas medicinales, Paracelso en la edad media, investigaba distintas formas de preparar remedios a partir de plantas y flores.

Este conocimiento ancestral se fue transmitiendo a través del tiempo, así llega al doctor Edward Bach (1886-1936), descubre un método curativo, de 38 remedios a base de flores silvestres la mayoría de la campiña inglesa, las esencias florales, a diferencia de otros remedios obtenidos del reino vegetal, no poseen elementos químicos en su composición, careciendo de toxicidad, lo que la convierte en una terapia segura para personas de toda edad y estado (mujeres embarazadas, bebés, niños).
Su acción es provocada por la energía vital que poseen, la cual es específica de cada esencia individual y que se corresponde con diferentes estados mentales y/o emocionales en desequilibrio.

Las flores actúan en las personas, ayudándoles ante situaciones de ansiedad, estrés, situaciones donde el miedo paraliza y no permite seguir evolucionando, inseguridad, melancolía, estados depresivos, sentido a la vida y muchos otros remedios que ayudan al equilibrio interno.

La tarea terapéutico-Floral, incluye el asesoramiento, esclarecimiento, acompañamiento de ese momento particular que vive el consultante, hasta que él mismo reestablezca el equilibrio perdido.

Este tipo de tratamiento es individual y personalizado, de acuerdo a las necesidades del consultante.

 

Algunos de los 38 estados que se pueden tratar con flores de Bach

  • Hiperactividad, inquietud
  • Ensoñación
  • Angustia
  • Sentirse culpable
  • Falta de autoestima
  • Tristeza frecuente
  • Pensamientos obsesivos
  • Tensión Nerviosa
  • Dificultad para aprender, tartamudez
  • Desaliento
  • Miedo a la soledad
  • Miedos, estados de Shock.